Irresponsabilidad Consejería Educación de Andalucía genera caos administrativo y perturbación de evaluaciones

Evaluaciones de segundo bachillerato y ciclos formativos se han visto perturbadas en más de 150 centros de Andalucía, 158 para ser exactos, durante la tercera semana de huelga del profesorado andaluz de enseñanzas no universitarias.

A lo largo de la semana del 28 de mayo al 1 de junio, la irresponsabilidad de la Consejería de Educación ha provocado un verdadero caos administrativo, que ha visto evaluaciones retrasadas en 40 centros, notas sin poner en 17 centros todavía a día de hoy, coacciones y amenazas de equipos directivos para que pusieran las notas los profesores en huelga en 80 centros, notas puestas por jefes de departamento o equipos directivos en vez de por profesores titulares en 21 centros: Un verdadero caos administrativo.

Los afectados, todos los miembros de la Comunidad Educativa, profesorado, alumnado y familias no entienden la actitud irresponsable y autoritaria de la Junta de Andalucía, que ha preferido desarrollar en los centros educativos, unos servicios mínimos abusivos, que vulneran de manera manifiesta el ejercicio del derecho fundamental de huelga, antes que sentarse a negociar un Plan de Estabilidad para los docentes interinos andaluces.

Por tanto, la semana deja un balance muy negativo: profesores amenazados y coaccionados para evaluar, equipos directivos denunciados por vulnerar ejercicio del derecho de huelga, alumnado sin evaluar y sin posibilidad de hacer prueba de acceso a la universidad, familias ignoradas por la administración.

Ante esta situación, que podría agravarse a mitad y final de junio, durante evaluaciones de secundaria, primero bachillerato, infantil, primaria, escuela oficial de idiomas y conservatorios, ya que más de 450 centros de toda Andalucía se sumarían a esta perturbación de evaluaciones, esperamos que la actitud de la Consejera de Educación torne a dialogante y comience una ronda de negociaciones con el Comité de Huelga, que concluyan con la firma de un Plan de Estabilidad.

Deja un comentario