Los docentes también lloran. | Luis Aretio

Todos hemos tenido una maestra o un maestro que recordamos de manera entrañable por su ternura o su paciencia; los hubo y los habrá que no, que los recordemos por su firmeza o exigencia, pero todos tienen un denominador común, todos han sido habitantes del planeta escuela.

Son personas como tú y como yo, salvo que a ellos les exigimos un extra de autocontrol, de sobre atención con cada uno de nuestros hijos y un extra de tiempo y calma ante las exigencias del sistema. Y no, no creo que sean súper héroes ni súper villanos, son seres normales y corrientes; son madres, son padres y algunos hasta abuela o abuelo. Son de carne y hueso; sienten, sufren y padecen como cualquiera.

Los docentes también lloran de pena al decir adiós a sus alumnos: te conozco, te acompaño, te guió, te cuido, te respeto y te educo, para luego decirte adiós una y otra vez. Cambian las caras, los nombres, las historias, pero todo se repite con una cadencia de ciclos entrañables, una y otra vez.

Los docentes también lloran de dolor al saberse menospreciados o agredidos tan sólo por ejercer su trabajo, de convivir con el insulto o la falta de respeto, y a pesar de ser inmerecido, soportan la carga como si fuera parte de su mochila. Os aseguro que un docente no recibe formación específica para soportar reproches. Eso no se estudia en ninguna asignatura, eso se aprende a base de experiencias a veces muy ingratas.

Los docentes también lloran de impotencia cuando ven que no consiguen sacar de sus alumnos todo lo que saben que pueden llegar a dar; y se revuelven entre técnicas de motivación, de refuerzos imaginarios, de paciencia infinita, de inventos caseros pensados para esos alumnos que no olvidan incluso estando fuera de la escuela. Eso sí que es llevarse el trabajo a casa, pero en el alma.

Los docentes también lloran de frustración; esos noveles que llegan a las aulas queriendo comerse el mundo con tal intensidad que terminan muchas veces sin  saber por qué ni cómo, pero al final es el mundo quien les ha comido a ellos. Sus expectativas más idealizadas chocan contra el muro de la rutina y del sistema, dando al traste con muchas de sus ilusiones.

Los docentes también lloran de desesperación hasta obtener una plaza definitiva, llevando siempre en la maleta el estigma de los inicios de la profesión. Aquí te toca aquí te aguantas; da igual que te venga bien o mal, que tengas hijos, proyectos o familiares que te necesiten. No importa, hay que estar disponibles, siempre disponibles.

Los docentes también lloran de amor, de alegría y satisfacción cuando cada curso sienten que su empeño ha servido para ir más allá de la didáctica académica. Cuando ven su esfuerzo en el proceso y en los resultados. Cuando en muchos casos han surgido lazos con sus alumnos o familias que traspasan de lo profesional a lo personal. Siempre hay un recuerdo especial que conecta con cada una de las personas que pasan por sus aulas. Es increíble. ¿Cómo se puede guardar tanto cariño en un sólo corazón?

Detrás de cada docente hay una historia de vida, de obstinación incluso hasta llegar a ejercer su carrera, su profesión, su decisión de vida; porque ser y dedicarse a la docencia no es una causalidad, es más bien una actitud muy premeditada.

Después de la familia directa, las educadoras y las maestras son las primeras figuras de apego de nuestros hijos fuera de casa. Con ellas se adaptan a un mundo nuevo de experiencias, de destrezas y herramientas, de fichas, de bocadillos imposibles de recomponer y de zumos desparramados sin control por el aula. Son quienes como por arte de magia adentran a nuestros hijos en el maravilloso mundo de las letras, los números, los colores y de las primeras palabras raras. Se crea entre ellos un lazo invisible trenzado a base de normas, sonrisas y mucha complicidad.

Los días viajan en el tiempo llevando la práctica docente como referente una mañana tras otra, tragando saliva, dolor de garganta, tirando del “buenos días con alegría” como si nunca les pasara nada, como si algo sobre humano les hubiera inmunizado de las penas propias y ajenas… y nada más lejos de la realidad. Soportan lo insoportable incluso a veces más allá de lo razonable, pero sólo son personas, sólo eso.

Nunca olvidemos de dónde venimos ni a quiénes debemos lo mucho que hoy somos y sabemos; porque todo lo que se enseña con cariño se conserva en la retina de los buenos recuerdos.

Gracias Docentes, hoy queremos que vuestras lágrimas sean también nuestras.

No es magia, es educación.

Luis Aretio

Origen: Los docentes también lloran. | Luis Aretio

¡¡Nuevas movilizaciones para hoy lunes 11 en Sevilla!!

Empezamos la semana de nuevo con mucha fuerza, recordando que hoy hay previstas dos acciones a lo largo del día.

A las 10.30 hay convocada una rueda de prensa frente a la Consejería de Educación para presentar la gran manifestación de las Marchas de la Dignidad que tendrá lugar el próximo 30 de junio en Málaga. Este acontecimiento cobra valor en nuestra lucha, dado que las Marchas por la Dignidad, han mostrado su apoyo a la huelga indefinida que estamos realizando los docentes interinos, en favor de un plan de estabilidad.

 

Posteriormente, a las 18.00, de nuevo en Torre Triana, acompaña de verde a tus representantes, antes y durante la reunión que tendrá como protagonistas a varios representantes del Comité de Huelga con Antonia Cascales, Directora General de Recursos Humanos. Es un momento de suma importancia en nuestra lucha, muestra tu apoyo a los compañeros y compañeras, con tu presencia en la puerta de Torre Triana.

 

¡Te esperamos! ¡Y no olvides difundir!

 

 

La lucha sigue… y consigue

Acompaña de verde a tus representantes, antes y durante la reunión en la Consejería de Educación en TorreTriana, Sevilla, del próximo lunes 11 de Junio a las 18:00 Horas.
Ponte tu camiseta verde y vente, Estabilidad Interinos=Calidad Educación.

CARAVANA POR LA DEFENSA DE LA EDUCACIÓN PÚBLICA Y LA ESTABILIDAD DEL PROFESORADO INTERINO

En la tarde del jueves 7 de junio, durante una hora y media, la caravana ha recorrido las calles de Málaga, partiendo de la Escuela Oficial de Idiomas en la explanada de Martiricos hasta Teatinos, terminando frente a la Facultad de Ciencias de la Educación.

Después de 25 días de huelga indefinida, el profesorado interino, que comenzó su lucha por una educación pública y de calidad a principios de año, sigue reivindicando un plan de estabilidad de sus puestos de trabajo, ante el inminente ERE encubierto que suponen las oposiciones convocadas para este mes de junio.

Con el fin de curso a la vuelta de la esquina, sigue sin haber una respuesta por parte de la Consejería de Educación que solucione el despido de cientos de interinos e interinas y que garantice la formación y evaluación del alumnado andaluz.

A la Administración parece no importarle que el alumnado lleve casi 4 semanas sin clase y su única respuesta ha sido el establecimiento de unos servicios mínimos abusivos que solo pretenden garantizar que el alumnado tenga una nota que, en la mayoría de los casos, será ficticia ya que es imposible evaluarlo de unos contenidos que no se han impartido.

Además, la Administración ha sembrado el caos al dejar en manos de los equipos directivos la interpretación de estos servicios mínimos, lo que ha dado lugar a diferentes interpretaciones en cada centro, con profesorado que no ha evaluado en unos casos, o que han sido obligados a evaluar en otros o, incluso, alumnos y alumnas evaluados por profesores que no les imparten esa materia.

              

 

NOTA DE PRENSA CARAVANA MÁLAGA

Descargar nota de prensa

Los docentes interinos piden diálogo a Gaya para poner fin a su huelga

La Asamblea Andaluza de Docentes Interinos considera una “irresponsabilidad” que la consejera de Educación, Sonia Gaya, “no haya abierto la vía oficial de diálogo” durante la segunda convocatoria de huelga de este curso. La entidad asegura que las evaluaciones del segundo curso de Bachillerato y Ciclos Formativos “se han visto perturbadas en más de 150 centros de Andalucía durante la tercera semana de huelga del profesorado andaluz de enseñanzas no universitarias”.

Por ese motivo, la plataforma de interinos critica que a lo largo de la semana del 28 de mayo al 1 de junio la “irresponsabilidad” de la Consejería de Educación “ha provocado un verdadero caos administrativo, con evaluaciones retrasadas en 40 centros, notas sin poner en 17 centros, calificaciones puestas por jefes de departamento y equipos directivos en vez de por profesores titulares en 21 centros, además de coacciones y amenazas de equipos directivos al profesorado en huelga en 80 centros”.

La Asamblea Andaluza de Docentes Interinos reconoce que el alumnado, familias y profesorado “no entienden la actitud irresponsable y autoritaria de la Junta”, y lamenta que haya “preferido desarrollar en los centros educativos unos servicios mínimos abusivos que podrían vulnerar el derecho fundamental de huelga antes que sentarse a negociar un plan de estabilidad para el profesorado interino andaluz”.

La semana, opinan, “deja un balance muy negativo” y desde la entidad denuncian que “a las amenazas y coacciones al profesorado en huelga” hay que sumar equipos directivos “denunciados por vulnerar el ejercicio del derecho a huelga y, sobre todo, el alumnado sin evaluar” y, por tanto, “sin posibilidad de realizar las pruebas de acceso a la universidad”.

Origen: Los docentes interinos piden diálogo a Gaya para poner fin a su huelga

Los profesores interinos del Instituto Antonio Machado ejercen hoy de nuevo su derecho a la huelga reivindicando estabilidad | Radio Bahia Gibraltar

Mientras que La Línea de la Concepción amanece trastornada tras una noche convulsa, uno de sus cinco institutos recogerá hoy en Madrid el Premio Nacional de Arte Antonio Machado. La fórmula empleada, la gran implicación por parte del profesorado, en su gran mayoría interino, que entregan diariamente su vocación a su alumnado. Un centro educativo de difícil desempeño que sufre año tras año la renovación de su plantilla casi al completo, siendo ello principalmente debido a la itinerancia a la que está sometido el grueso del equipo educativo.

Haciendo alarde al lema “Quienes están se quedan”, que lleva encabezando las movilizaciones iniciadas por el personal interino docente andaluz desde el mes de febrero, gran parte del claustro del IES Antonio Machado ha ejercido hoy su derecho a huelga, queriendo demostrar con ello su deseo de continuar con los proyectos educativos que han iniciado este curso, de seguir enseñando a sus alumnos y alumnas, de mantener la coordinación con las familias de estos… en definitiva, una forma de protesta colectiva en contra de un sistema educativo de acceso que nos obliga a demostrar cada dos años cuan conocimientos (inaplicables en la mayoría de los casos para el desarrollo personal y académico de nuestro alumnado) almacenamos. Una lucha que pretende un plan de estabilidad para el profesorado interino, alejado de una oposición-concurso subjetiva, azarosa y contraria a la contratación de buenos profesionales de la docencia, ya que el principal instrumento de evaluación es la realización de exámenes memorísticos y eliminatorios, no contemplando la experiencia docente hasta que no has “clavado” el tema al gusto del tribunal.

A pesar de poder sentir alegría por el reconocimiento estatal, hoy las clases del Instituto Antonio Machado están de luto por la ausencia de sus profesores y profesoras. Un centro que por sus especiales características necesitaría una plantilla aún más estable, se encuentra con sus profesionales obligados a “abandonar” las aulas para someterse dentro de unas semanas a las pruebas de evaluación que su empleadora -Junta de Andalucía- les obliga si desean mantener sus puestos de trabajo.

Origen: Los profesores interinos del Instituto Antonio Machado ejercen hoy de nuevo su derecho a la huelga reivindicando estabilidad | Radio Bahia Gibraltar

La justicia falla contra la Junta por “cercenar el derecho de huelga” el 8M en el sector sanitario

La Sección Primera de la Sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) con sede en Sevilla ha declarado la nulidad de los servicios mínimos establecidos en la Junta para el pasado 8 de marzo, día de la huelga feminista, puesto que “no cabe fijar los servicios mínimos en un 100%, incluso en el ámbito de las urgencias médicas, pues ello equivale a cercenar el ejercicio del derecho de huelga”.

La Confederación General del Trabajo (CGT) de Andalucía interpuso contra la Consejería de Salud un recurso, ahora estimado, contra la Orden de 5 de marzo de 2018, publicada en el BOJA de 7 de marzo de 2018, por la que se garantizaba el funcionamiento del servicio público que prestan los trabajadores del sector sanitario público y privado, incluyendo el personal de transporte, limpieza y matenimiento, mediante el establecimiento de servicios mínimos.

La deliberación y votación del fallo, al que ha tenido acceso eldiario.es Andalucía, tuvo lugar el pasado 21 de mayo. El TSJA, al amparo de la jurisprudencia del Tribunal Supremo, señala en su fallo que ya se ha pronunciado en otras sentencias sobre la posibilidad de establecer unos servicios mínimos igual al 100%, en casos similares al presente, relativos a los servicios médicos de urgencia. En ese sentido concluye “inequívocamente dos razonamientos relevantes”: “por un lado que no cabe fijar los servicios mínimos en un 100%, incluso en el ámbito de las urgencias médicas, pues ello equivale a cercenar el ejercicio del derecho de huelga; por otro, la proporcionalidad en la decisión gubernativa fijando los servicios mínimos, incluso en el ámbito de la asistencia médica hospitalaria, constituye un criterio principal en la adopción del acuerdo por la autoridad gubernativa”.

Concluye la Sala que, atendiendo a su doctrina y a la emanada del Tribunal Constitucional, el recurso “ha de prosperar” puesto que se ha lesionado el  artículo 28 de la Constitución que había invocado la CGT. “Alcanzar el nivel de rendimiento habitual en todos los centros hospitalarios equivale a impedir el derecho de huelga”, dice la sentencia. “Cierto que la atención sanitaria urgente debe prestarse, mas el número de médicos que deben atenderla no debería alcanzar el mismo número que en situación ordinaria ya que ello equivale a privar del ejercicio del derecho de huelga”, insiste el fallo.

“Desaparece” el servicio mínimo

El TSJA critica que “la administración se limitó a aceptar la proposición de los gerentes de los centros sin entrar a valorar individualizadamente en cada centro hospitalario si las condiciones de servicio establecidas con carácter ordinario debían ser las que habían de establecerse para respetar el ejercicio del derecho de huelga”. “Cierto que aquí los servicios mínimos fueron acordados por un órgano con responsabilidad de Gobierno -el Consejero de Salud y Servicios Sanitarios-, mas no de manera proporcionada aunque así rece en el texto de la resolución”, añade el fallo.

“No hay proporción entre los sacrificios impuestos a los huelguistas y los que padecerán los usuarios de los servicios sin que la mera referencia a la ‘urgencia’ sea suficiente motivación”, incide. “No parece razonable, ni proporcionado, asumir como servicios mínimos los equivalentes al servicio ordinario: el concepto de servicio mínimo desaparece al ser absorbido por el de servicio ordinario o normal”, insisten los jueces en su argumentación.

Lo que desestima la sentencia es la pretensión indemnizatoria planteada por la CGT, en la medida que los daños y perjuicios a partir de los cuales la justifica “se hallan ausentes de toda base material o acreditativa”, añadiendo que la huelga fue
efectivamente desarrollada y, por otro lado, que “la fijación de los servicios mínimos abusivos o inadecuados” no resulta imputable a la CGT como tampoco lo fueron “los eventuales perjuicios generados sino al propio de los trabajadores que sufrieran de forma especialmente intensa la restricción de su derecho de huelga”.

“Razonable proporción”, según la Junta

La CGT argumentó que la motivación de la citada Orden en la fijación de los servicios mínimos era “insuficiente” pues acordaba el 90% en todos los turnos el día de la huelga para los Centros de Coordinación de Servicios Provinciales del 061. Asimismo señalaba el recurso que “tampoco existe motivación alguna suficiente respecto a la fijación del 95% el día de la huelga en los niveles III y IV de alta frecuentación y situaciones extraordinarias o emergencias colectivas, o activación del Plan Territorial de Emergencias.

También expuso la CGT la “la falta de motivación” en la determinación de los servicios mínimos para los servicios de emergencia sanitarias 061, servicios de coordinación de urgencias y emergencias, equipos aéreos y traslados de pacientes críticos y servicios soporte a estas actividades pues se establecían “los propios de un día festivo, esto es, el 100% de la plantilla”.”Estos servicios mínimos son desproporcionados, pues las medidas adoptadas implican el desenvolvimiento regular del servicio”, insistió la confederación, que reclamaba “una indemnización de los daños y perjuicios sufridos por el sindicato como consecuencia de la frustración de su derecho a convocar huelga en defensa de los trabajadores”.

El Ministerio Fiscal apoyó esta consideración, según recoge la sentencia, alegando que la Orden cotenía “unas indicaciones genéricas, de las que no se deducen los criterios valorativos empleados para resolver sobre los servicios mínimos que consideran necesarios, adoleciendo de falta de exposición de cuáles hayan sido los factores y criterios ponderados para determinar de ese modo tan extenso los servicios mínimos”.

La Junta, por su parte, sostuvo en su contestación a la demanda que sólo unos determinados servicios se previeron al 100%, “esencialmente los que se presten habitualmente en festivos”, y que otros servicios “muy concretos y delimitados, en los que por cuestiones obvias de urgencia se establecen esos servicios del 100%, pues de lo contrario se produciría una afección grave de los derechos de salud y vida de esos pacientes urgentes”, defendiendo la “razonable proporción entre los servicios a imponer a los huelguistas y los perjuicios que padezcan los usuarios”.

Origen: La justicia falla contra la Junta por “cercenar el derecho de huelga” el 8M en el sector sanitario